miércoles, septiembre 13, 2006

Mi vida lésbica en el DF


Llegué al DF hacia finales de enero de 2003, esperando aclarar una situación emocional conflictiva (y conflictuante) y dispuesta a averiguar de una vez por todas "¿qué tan difícil podría ser 'ser lesbiana'?" Al principio, me la pasaba horas conectada a internet desde la compu de mi primo mientras él estaba en el trabajo. Me puse a buscar en yahoo "lesbianas". Con el tiempo me acostumbré a que saltaran de pronto pantallitas eróticas con escenas lésbicas diseñadas única y exclusivamente para el entretenimiento del público masculino.
Me encontré con una página chilena que se llamaba hartas.com. Era muy buena y me sacó de muchas dudas, sobre todo de las "salidas del clóset". Sin embargo, al poco tiempo cerraron el sitio. Más tarde, se me ocurrió ampliar la búsqueda, tecleé "lesbianas en México". Obviamente salió mucha porquería, pero entre todo eso encontré un listado de los grupos más reconocidos y los que seguían vigentes.
Había muchos grupos de mujeres alrededor de 30 años, yo de 24 en aquel entonces, me sentía intimidada por ellas, sobre todo tomando en cuenta lo aniñada que soy. Sin embargo, había un grupo que parecía prometedor "La Nueva Generación de Jóvenes Lesbianas". Es un grupo que promete talleres los domingos de cada 15 días y un punto de encuentro para chavas entre 18 (o menos) y 29 años. Me tardé un mes en ir. Cuando lo descubrí era lunes y acababan de reunirse. 15 días después salí con mi tía, mi primo y su esposa. Así que fue hasta principios de marzo que comencé a ir.
Allí conocí a Marlene, mi primera amiga en el DF y creo que la primera lesbiana que conocí oficialmente (hasta se desclosetó por teléfono en el programa Diálogos en confianza). Bueno, la primera luego de Crix y sus dos exnovias.
Yo pensé que la cosa iba a ser como en AA de decir "Hola, me llamo Ana y soy lesbiana". Pero la cosa no fue así, sino sorpresivamente agradable y con muchas chavitas lesbianas (o gays) como yo.
La chava que dirigía este grupo se llama Martha Cuevas. Ahora ya pasa de los 30 y por eso creo que ella ya no está directamente a cargo. También lleva ya 3 años organizando noches lésbicas en los antros del grupo Tito's.
A mí el grupo me gustaba bastante, pero entre mis constantes viajes a Monterrey y luego mi integración en otras actividades me fueron dejando menos tiempo para ir.
Hacia agosto, Marlene me pidió que la acompañara al comité para la realización del VI Encuentro Lésbico Feminista de Latinoamérica y El Caribe. Yo fui con mucho gusto. Al principio, me asusté. Había muchas señoras entre 40 y 50 años hablando de feminismo, izquierdas y no sé qué tanto más. Algunas de ellas eran figuras públicas como la entonces diputada Enoé Uranga.
Era la segunda reunión que tenían para ver cómo organizar el VI Encuentro que sería en noviembre de 2004, o sea, faltaba un año y meses. Desde entonces me integré al comité como parte de la Comisión de Cultura. Había en esa segunda reunión (la primera que yo fui) lesbianas de muchos grupos y lesbianas independientes. Me sorprendió ver que había muchas divisiones y rencillas entre unos grupos y otros. Incluso una chava me atacó verbalmente porque pensó que yo era miembra de un grupo al que entonces ni conocía.
Como quiera yo seguí yendo. Las reuniones de Cultura que teníamos después de las del comité y a veces en otras fechas eran muy gratificantes.
Ese diciembre organizamos la posada del encuentro en mi casa. Crix llevaba cuatro días en el DF y jamás en su vida había visto tantas lesbianas juntas y como yo la primera vez, se sorprendió mucho.
A regañadientes Crix se integró a la Comisión de Cultura. Y seguimos trabajando a pesar de algunos tropiezos hasta que llegamos exitosamente a la fecha del Encuentro, siendo la Comisión de Cultura la que más había trabajado y que más logros tuvo en su haber. Éramos entre ocho chavas, directa o indirectamente relacionadas, todas jóvenes. De hecho, cuando fue el evento nos quejamos de la sobre explotación de la que fuimos víctimas las jóvenes por parte de las mayores (nuestra queja incluía a jóvenes de otras comisiones a las que también les cargaron la mano). Las jóvenes de Cultura fuimos Mabel, Susana, Marlene, Karina, Crix y yo con ayuda de Sara y Chuy.
Al finalizar el Encuentro, nos dimos cuenta de que teníamos sentimientos encontrados. Por un lado sentíamos éxito por haber completado una meta, un logro. Por otro nos sentimos vacías, quedamos exhaustas y sin la seguridad de haber trascendido. Nos sirvió para clarificar posturas y entender cómo funciona "la política" incluso dentro de los grupos que supuestamente buscan los mismos objetivos.
Desde entonces, tengo la sensación de no hacer nada importante, ni para el movimiento, ni para mí.
Rumbo al Encuentro, las mayores solían decirnos que éramos "jóvenes activistas" y que nos iban a enseñar a hablar en público y con los medios para decir cosas "políticamente correctas" y para que demostráramos la "unidad del movimiento". Incluso en la Marcha del Orgullo del 2004 se notó la manifestación más grande de lesbianas, porque en vez de estar dispersas en pequeños grupos opacadas por los hombres gay, fuimos todas juntas. Eso no ha vuelto a pasar ni en 2005, ni en 2006.
Por un tiempo dejamos de asistir a grupos y solo nos quedamos como miembras del grupo en yahoo "Lunas de Cibeles". Cada vez que Karina nos convoca para hacer algo, nosotras vamos. Aunque cada vez se vuelve más difícil con la panza.
Finalmente, desde junio de este año, empezamos a ir a GRUMALE, el grupo de madres lesbianas que se reune dos sábados al mes. Queremos estar allí porque el convivir con otras lesbianas que son madres nos da perspectiva de las situaciones reales que enfrentan las madres lesbianas.
Y ésa ha sido, desde el 2003, mi trayectoria en el mundo lésbico feminista "activista" del DF.

9 comentarios:

Beatriz Paredes dijo...

Dificil ser lesbiana? Es tan facil como lo k eras cuando vivias en monterrey: una buga de hueva, jajajajajaja

Anónimo dijo...

No sé si lo k dic Beatrix Paredes es cierto , lo que si c es k k penita esforsarse tanto x cr les, c que nos k-usa konflikto, pero qrer a huevo, cguro ers una buga de klost!

Miss Prístina dijo...

Soy una de las novias de Criseida considerada una de las dos lesbianas que Ana conocía antes de decidir con todas sus fuerzas convertirse en lesbiana ella misma.

El haberla conocido hace tantos años, saberse un poco de su vida y sus arranques, de sus noviecitos y esas cosas, hace que todo este asunto de su activismo sea muy difícil de tragar.
No, no digo que no sea neta, sino que, como dicen los anteriores comentarios, nadie lo vio venir nunca y suena a algo completamente injustificado, forzado y hasta chocante.
Pero bueno, qué decir, ella me bajó a Criseida!! Todavía recuerdo la llamada de ésta cuando me dijo "estoy saliendo con Ana" y yo le dije "par de locas desquiciadas"...tal vez mi juicio está nublado por el hecho de que estoy amargada, pero lo dudo, esta opinión es altamente compartida por Monterrey entero.

Tal vez sea eso, pero cada que me entero de algo de su activismo o como sea que le llaman, sí se me revuelve la panza... uno no decide ser lesbiana y para eso se cambia de ciudad, se lleva a la primera que conoce y hace de toda su vida una empresa contra la opresión que NUNCA HA SENTIDO porque NUNCA HA SIDO LESBIANA! para encontrar reconocimiento en grupos de apoyo y similares que no exigen una carrera previa antes de aceptarte.... tal vez le gustó la etiqueta, tal vez sabía que los gays estaban de moda, qué sé yo...

En fin, como sea, esto tenía que decirlo para sacármelo de adentro...

Me da gusto, por otro lado, que esto que ellas creo que ya saben, haya sido superado con los años y que estemos en speaking terms y hasta me hayan invitado al baby shower...

Pero sí, eh, sigo confundida... pero que ella haya podido convertirse en lesbiana de un día para otro me da cierta esperanza de que un día yo pueda convertirme en buga si encuentro razones suficientes para hacerlo, jajajajaja!

Anónimo dijo...

Yo, al contrario, siempre supe que Ana y Criseida eran la una para la otra.

Y si, también pienso que es injusto. Cuando yo estaba en la prepa, mis compañeros me molestaban para preguntarme si yo "creía en el lesbianismo". La directora me mandaba a llamar para preguntarme si yo era homosexual. Me besó una chica porque dio por hecho que yo era lesbiana y que ella me gustaba.

En la carrera, me topé con el rechazo de la pinche gente fresa del Tec sólo por sugerir que los homosexuales tenían los mismos derechos que los heterosexuales. Las intimidantes cabezahuecas que se juntaban en el borrego tenían miedo de que yo "anduviera por ellas".

Mis amigos y amigas homosexuales me presionaban para que "me definiera" o que "saliera del closet".

Soy heterosexual.

Anónimo dijo...

Perras sucias...

Rocio Palacios dijo...

HOLA! Me interesa asistir alas reuniones que hacen,yo tengo una nena de 9 años y sabe que soy lesbiana tengo pareja y vivimos las 3 juntas,pero me llama la atención conocer mas gente he intercambiar opiniones,gracias. Rox.

Anónimo dijo...

hola me da gusto saber q hay gente como yo, aun no tengo hijos pero llevo 10 años con mi chik y esperamos ser mamas mas adelante saludos

Seluna dijo...

Jajajaja. ¡Qué cosas! Topé con esta columna googleando "antros lesbianas DF".
Y luego de chismosa me puse a leer los comentarios, y morí de risa con el drama lésbico, en verdad es una oda al drama lésbico.
Conocí a Ana en Monterrey haciendo activismo. Es una gran, gran activista lesbiana. Y yo también soy lesbiana conversa, sí, porque la lesbiana se hace y no nace. :)

Anónimo dijo...

hola pues yo la verdad soy hombre mi pregunta es alguna de ustedes le gustaria ser mama tener hijos ya k con la chika k estoy tiene2 su primer pareja y perdimos un bb x k eya ya no puede tener y yo kisiera ser papa pero no dejar ami novia m entienden soy del df tengo 22